Caso Real: Condena con Tasa de 0,59

Hoy no vamos a hablar de un caso de éxito. En el día de ayer nos contrataron para defender una alcoholemia con resultado de 0,64 en la que el cliente fue citado para la celebración de un juicio rápido ante el Juzgado de Guardia de Girona.

Siguiendo nuestra filosofía y forma de trabajo ya habíamos advertido al cliente de que, aunque restándole a la tasa de alcohol de 0,64 la reducción del 7,5% de margen de error del etilómetro nos queda una tasa de 0,59, eso no supone directamente que ya no estemos ante la comisión de un delito de alcoholemia, podría darse el caso que a la vista del atestado y de lo que los agentes de la Policía Municipal manifestaran en el mismo, el proceso acabara con una condena penal.

Ya hemos explicado en diferentes artículos que aunque la tasa sea inferior a 0,60 puede darse el delito de conducción bajo los efectos del alcohol, principalmente en supuestos en los que se ha producido un accidente con culpa del conductor afectado, en estos casos existen infinidad de sentencias condenatorias con índices de alcoholemia a partir de 0.4 gr/l.

Por las explicaciones de nuestro cliente nos dirigimos bastante esperanzados al juzgado, ya que la intervención policial se había producido en un control preventivo de alcoholemia, lo cual significa a priori que la policía no ha parado al conductor por la comisión de alguna infracción vial o por la existencia de algún accidente previo. Si el resultado es de 0,60 y no se especifica ninguna afectación en la conducción podemos luchar por el archivo del expediente o en su caso por una
sentencia absolutoria en caso de que se celebre juicio.

Una vez en el juzgado y tras obtener copia del atestado policial se esfumó todo ese optimismo inicial, en la primera frase del informe policial ya se hace referencia a que “se observa a un vehículo que se aproxima al control policial con una conducción errática, haciendo eses”. Esa simple afirmación de los agentes policiales nos anticipó cual podía ser el resultado más probable el día del juicio, cuatro agentes policiales explicándole a un juez que el coche se acercaba haciendo eses, más un resultado de 0,64… La sentencia condenatoria era la más probable.

Analizado el atestado, y tras el debido asesoramiento, el cliente decidió aceptar la condena y aprovechar la reducción del tercio de la pena que se aplica en caso de aceptar los hechos denunciados.

Lo cierto es que en estas situaciones tanto el abogado como el cliente se van con mal sabor de boca; nos gustaría pelear en el juicio, pero sabemos que ante la versión homogénea de cuatro policías municipales hay poco que hacer, y más si no cuentas con testigos objetivos o grabaciones del momento de los hechos. Por más que resulte difícil creer que la policía viera al conductor haciendo eses con el vehículo antes de llegar al control en un tramo corto de carretera con otros vehículos delante reduciendo la velocidad por la presencia policial.

Como decíamos al principio, desgraciadamente los casos de éxito absoluto son pocos, por lo que la mayoría de veces lo que tratamos de hacer es minimizar daños, siendo ese el éxito de nuestra actuación.

No dudéis en contactar con nosotros para cualquier duda en relación a procedimientos judiciales relacionados con positivos por alcoholemia o cualquier otro delito contra la seguridad vial. Como siempre os recordamos que la primera atención telefónica por parte de nuestros abogados colaboradores es gratuita.

¿Necesita un abogado? Primera Consulta Gratuita

(+34) 601 739 256